Mis máximos sueños

¡Hola!, mi nombre es Alessandra Rangel y escribo desde la Universidad de Nottingham, Reino Unido, lugar en el que, por fin, después de años de desearlo y meses de planearlo, estudio la maestría de Derecho Público Internacional. El proceso de admisión ha sido uno de los más agotadores y estresantes por los que he pasado, pues los momentos de profunda ansiedad, impulso de abandono, inseguridad e incertidumbre fueron constantes. Por esto, fue de gran ayuda el apoyo que recibí por parte de Across the Pond. Estoy segura de que la agencia y mi asesora fueron primordiales para que hoy pueda contar esta historia de éxito en mi carrera profesional y académica. 

Mi contacto con Across the Pond fue completamente accidental y se situó un poco tarde en el juego, pero en mi opinión, en el momento más crítico e incierto del proceso: la aplicación a becas y la tramitación de la visa de estudiante para Reino Unido. Desde el primer contacto que tuve con Across the Pond, recibí apoyo personalizado, asistencia puntual y acertada en la revisión de mis documentos, así como paciencia y empatía en las soluciones de dudas. 

Este apoyo fue esencial en dos procesos. Por un lado, en la comunicación de becas a las que podría aplicar, así como en la guía en la elaboración de las justificaciones correspondientes. La retroalimentación que obtuve elevó mi argumentación y fortaleció mi postura. Por el otro lado, en el largo proceso de aplicación a la visa de estudiante británica, a través de presentaciones exhaustivas, instrucciones claras y consejos invaluables. El conocimiento especializado de Across the Pond dio en el clavo, y con su asesoría, este trámite se volvió efectivo e inofensivo.

El proceso de aplicación a la maestría me dejó experiencias buenas y malas, y un conocimiento de primera mano en el tema que bien podría compartir con futuros estudiantes. Entre las recomendaciones más importantes que podría dar, destaca el apoyo de Across the Pond. Estoy segura de que esta agencia jugó un papel primordial en el cumplimiento de uno de mis máximos sueños, y por eso, siempre estaré profundamente agradecida. 

Alessandra 

Nottingham, University of