Ese apoyo fue clave para iniciar los procesos

La verdad es que hace tiempo pensaba escribir un correo a quien correspondiese para destacar la labor de Across The Pond. Sin su apoyo me habría dado por vencida, y no habría llegado a estudiar en el Reino Unido. Salir de Chile a estudiar, en un idioma que no se conoce, cuando no se tienen contactos en el extranjero ni personas cercanas que manejen el Inglés, se siente como una odisea. Quiero destacar que mi asesor comenzó asesorándome en mayo de 2009 y recién pudimos concretar mi partida al Reino Unido en junio del presente año. Tras estos más de 3 años de intentos nunca sentí que mi asesor dudase de mis capacidades y de mi interés por materializar este proyecto, siempre lo sentí comprometido con mis esfuerzos. Hoy, en gran parte gracias al apoyo de Across The Pond, estoy estudiando el programa que elegí, selectivamente de acuerdo a mis intereses y habilidades.

Mi asesor estuvo siempre dispuesto y su apoyo fue incondicional, incluso para no desmoralizarme en las dos oportunidades en que postulé a financiamientos y no logré obtenerlos. Mi asesor siempre estuvo en contacto, apoyando mi proceso, desde lo mas básico, lograr el nivel de Inglés, hasta lo mas complejo como es lograr conseguir a tiempo burocráticos e incluso ¨inexistentes¨ papeles requeridos en diversas instancias. Cuando inicié este proceso no era capaz de escribir ni una frase en inglés lo que me hacía ver este proyecto como una misión imposible, pero mi asesor me ofreció su apoyo para todo lo que necesitara, incluyendo traducciones de documentos importantes, lo cual en un principio se ve como una real barrera. Ese apoyo fue clave para iniciar los procesos. Su capacidad bilingue subsanó mi déficit de idioma durante el período que yo no podía hacerlo. Entretanto hubo infinidad de emails, que Él siempre respondió en cuestión de horas, lo que me permitió cumplir siempre con los plazos para las postulaciones a universidades y becas. Eso fue fantástico. Finalmente destacar que el haber contado con la revisión de mis papeles para la visa previno el rechazo que habría resultado ya que la universidad había enviado mi CAS con errores, los cuales mi asesor detectó a tiempo afortunadamente. Espero que este testimonio permita que otros estudiantes de América Latina tengan la oportunidad que yo he tenido, de contar con un apoyo de primer nivel en este proceso que resulta aveces extremadamente complejo, mas aún cuando no se cuenta con dinero, contactos e idioma.

Andrea Cortínez  O’Ryan