Las manos extendidas y una gran sonrisa

En general, cuando uno piensa en trámites y solicitudes para instituciones como las universidades (no sólo las del Reino Unido), inmediatamente se presenta la imponente soledad de confrontar a las tan burocráticas convocatorias: una decena de papeles, esfuerzos por triplicado, y una visión a largo plazo interrumpida por más de una fecha límite. El proceso es arduo, casi desértico. Pero la soledad es ilusoria, pues no sólo hay muchas personas lidiando con lo mismo, sino que también está Across The Pond, quienes, como el guía que conoce todas las rutas para llegar al otro lado del desierto, tienen todo el conocimiento necesario para transformar el yermo paraje cambiante en un camino recto y sólido. Es gracias a gente como ellos, interesada en causas tan nobles como la educación, que más de uno de nosotros puede concretar sus aspiraciones en un mundo azotado por la competencia sin sentido.

Ese lado humano es lo que tranquiliza, lo que asegura que aún frente a mil y un formatos ininteligibles siempre hay alguien que te está apoyando, alguien siempre dispuesto a prestar ayuda, y eso es Across The Pond. A mi asesora le doy una infinidad de gracias por hacer de un proceso largo una cosa leve, casi familiar, por saber y comprender que detrás de una solicitud hay una persona que lo único que quiere, a pesar de todos los enojos y momentos de impaciencia, es llegar a salvo al otro lado del desierto. Si eres como yo, alguien fácilmente abrumado por los arcanos sistemas institucionales, entonces no dudes en buscar la ayuda de Across The Pond. Ellos seguramente tienen el mapa que necesitas, y están dispuestos a dártelo con las manos extendidas y una gran sonrisa. ¡Gracias!

David  Murrieta Flores

Essex, University of